¡En exclusiva! Sacerdote de Casa Don Bosco: Nuestras instalaciones son para los jóvenes

6174
Foto: Noticiero52

El Complejo Don Bosco, ubicado en el municipio Naguanagua, abrió sus puertas a la verdad. El equipo reporteril de @Noticiero52 visitó las instalaciones de la casa religiosa para conocer la versión de la comunidad salesiana, sobre los señalamientos realizados por el comandante del Ejército, Mayor General Jesús Suárez Chourio.

De acuerdo con Chourio, la sede salesiana en la entidad estaría involucrada con los hechos ocurridos el pasado domingo en la 41 Brigada Blindada. En un video publicado por la periodista de Telesur Madelein García, el Mayor General informó que los espacios del complejo habrían servido para la grabación del audiovisual en el que aparece el grupo de militares implicado en el asalto al Paramacay.

En las declaraciones de Chourio los sacerdotes habrían resguardado a los presuntos militares responsables de la sustracción del parque de armas, horas antes de perpetrarse el ataque.

En las entrañas del recinto que alberga a jóvenes de escasos recursos en la región, nos comunicamos vía telefónica con el inspector de la Comunidad Salesiana en Venezuela, padre Francisco Méndez, quien desconoció y desmintió los hechos de los cuales se les acusa. “Nosotros no hemos sido visitados por ninguna autoridad nacional ni del estado Carabobo”, indicó.

Méndez también negó haber recibido notificación oficial y por escrito sobre el caso, en tanto, expresó en nombre de la hermandad religiosa no sentirse “denunciados de nada”. Sin embargo, manifestó que están abiertos a que se ejecuten las investigaciones pertinentes para esclarecer lo sucedido. “Aspirando al respeto y al diálogo, estamos abiertos a que se hagan las investigaciones, que se ubiquen los lugares donde ellos crean que hayan sido grabados los videos”, espetó.

Recalcó que la labor de la entidad religiosa se basa únicamente en trabajar por los jóvenes más necesitados de Carabobo y Venezuela, al brindar educación en más de 20 colegios y 20 centros de capacitación laboral distribuidos a lo largo y ancho del país con la colaboración de la Asociación Venezolana de Educación Católica (Avec).

El padre Méndez aprovechó la oportunidad para demandar a los gobernantes “frenar” la persecución a la Iglesia e invertir las mismas energías en contribuciones que solucionen los problemas de la población venezolana.

“La gente estaría contenta si estuviésemos mejor atendidos y cuidados, si ayudáramos a la gente más pobre, si tuviéramos más alimentos y medicinas; dotáramos hospitales, escuelas y a nuestras instituciones que atienden a la gente más sencilla”, aseguró. “Invirtamos en lo que produce transformación y bienestar para el país”.

“Nuestras instalaciones son para los jóvenes”

El director de la Casa Don Bosco en Naguanagua, sacerdote Víctor Tarazona, respaldó las declaraciones del inspector nacional de la Comunidad Salesiana en Venezuela, Francisco Méndez, y aclaró que su misión en Carabobo es trabajar con los jóvenes, de manera especial con los más pobres. “Por la salvación de las almas”, enfatizó.

Expresó que no se hace eco de rumores ni de señalamientos que vinculen a la casa religiosa con los hechos registrados en el Fuerte Paramacay. “Estamos tranquilos dentro de nuestra conciencia y responsabilidad”.

La comunidad de sacerdotes está dispuesta a responder “lo que se tenga que responder”. No obstante, insistió que en el complejo no han recibido ninguna notificación relacionada con el asalto a la 41 Brigada Blindada.

“Aquí no ha pasado nada. Nuestras instalaciones son para los jóvenes y para que ellos encuentren un espacio donde conseguir la salvación de las almas. Lo decía Don Bosco: Dame almas y llévate lo demás”.

Para el padre Tarazona lo importante es seguir su misión pastoral. “No tenemos otra cosa, seguir orando por el bienestar, la paz, la solidaridad y reconciliación, atendiendo a los muchachos y nuestro servicio ministerial.

Domingo sin actividades

Relató que el día en que ocurrió el asalto a la 41 Brigada Blindada no se pudieron hacer las actividades de rutina con los jóvenes, puesto que los accesos en la redoma de Guaparo estaban cerrados.

“Estábamos aquí resguardados y suspendimos las actividades. Celebramos la Eucaristía los sacerdotes que estábamos acá en ese momento. Hemos estado aquí como todo el mundo, orando por la paz”.

El padre Víctor detalló que en la Casa Don Bosco actualmente ayudan a 120 menores de edad entre 8 y 17 años, a quienes se les brinda atención primaria: educación, alimentación, vestido, además de acompañamiento espiritual. “No tenemos otra razón de ser que lo espiritual”.

En este mes de agosto los jóvenes se encuentran en receso vacacional, tiempo en el que  se dirigen a sus casas y comparten con sus familiares. En este sentido, la casa está ocupada, por ahora, solo por los colaboradores de esta causa.

En época de actividad salesiana, los adolescentes se quedan en la casa, la cual tiene 5 salas dormitorios y 10 aulas de clase, aparte de la cocina.

Redacción:

Sauly García @sauigarcía

Mariel Díaz @marieldiaz01